¿Sabes lo que es el ácido pantoténico?

El ácido pantoténico es tu nuevo aliado. El ácido pantoténico también es conocido como vitamina B5 o vitamina W. Es uno de los nutrientes esenciales para la vida.

Esta vitamina es tan fundamental que sin ella el metabolismo entero se derrumbaría y no sería posible que ese proceso biológico sucediera. El metabolismo es lo que sucede en nuestro cuerpo para que cuando te comes una zanahoria, un plato de pasta o un rodaballo hace que esa hortaliza, ese trigo o ese pez se conviertan en nutrientes para alimentar a las células de todo tu cuerpo en forma de proteínas, carbohidratos, lípidos (o grasas). El metabolismo es el hechizo que sucede en nuestro cuerpo que convierte lo que comes en moléculas que dan energía a tu cerebro, a tus músculos, a tu piel, a tus ojos, a tus huesos…

 

El metabolismo es la base de la vida, de hecho, la filosofía de la biología, la biología misma y ese tipo de personas que se dedican a devanarse los sesos para saber qué es eso a lo que llamamos vida, piensan que el metabolismo es una de las claves. La pregunta de qué fue primero, si el huevo o la gallina, en el origen de la vida se traduce como: ¿Qué fue primero el metabolismo o la célula? Ese es el nivel de importancia que tiene el metabolismo…


Pero un momento, ¿no estábamos hablando del ácido pantoténico? ¿Qué tiene que ver con este rollo que estamos contando? ¿Con el metabolismo, con la vida? Pues todo. 


Sin esta vitamina, la vida como la conocemos será imposible. Así de fácil, así de importante. Este nutriente esencial es necesario para sintetizar la enzima CoA que es un elemento crítico en el metabolismo, es decir la transformación de grasas, carbohidratos y proteínas en energía. Sin ella, nuestros cuerpos no podrían obtener energía y por tanto, no podrían funcionar. Además de ser fundamental para el metabolismo, la vitamina B5 está implicada en otros procesos importantes. Es necesaria para la síntesis de hormonas antiestrés a partir de colesterol y otras hormonas; así mismo, es imprescindible para la síntesis de ácidos grasos esenciales que resultan vitales para proteger nuestras neuronas; está presente en la generación de anticuerpos y en la biotransformación y detoxificación de sustancias perjudiciales en nuestro cuerpo. 

 

Incluso su nombre nos lo dice: pantoténico proviene del griego pantothen que viene a significar “de todas partes” ya que encontramos pequeñas cantidades de este ácido en casi todos los alimentos. La biosíntesis de esta molécula sucede en las arqueobacterias (las formas de vida más antiguas) y en las bacterias, es decir, en las formas más básicas de la vida y de las que descienden el resto de los seres vivos. También se sabe que esta biosíntesis se da en las plantas de hoja verde, que son base de alimentación de la gran mayoría de animales. Algunos estudios recientes sugieren la posibilidad de que incluso las bacterias de nuestro organismo, concretamente de nuestro intestino, podrían sintetizar moléculas similares a la vitamina B5 dependientes de la absorción de biotina, la vitamina B7.


Este nutriente es tan importante que la propia naturaleza hace que aparezca en casi todos los alimentos, por lo tanto su déficit es excepcionalmente raro, tan solo en casos de hambre extrema, como sucedió en el caso de los prisioneros de la guerra en Asia durante la Segunda Guerra Mundial, y se reconoció como el “síndrome de los pies ardientes”, pero que se mejoró con la suplementación de esta vitamina y otras vitaminas fundamentales del grupo B. También se han comprobado los efectos de su déficit en ensayos voluntarios limitados y en pacientes con otras patologías como diabetes, enfermedad inflamatoria intestinal o alcoholismo. 

 

Para asegurarnos de tener unos niveles adecuados de ácido pantoténico en nuestro cuerpo, que oscilan los 5 mg/día para adultos mayores de 18 años de ambos sexos, podemos comer una serie de alimentos.  Destacan por su alto contenido en esta vitamina los cereales integrales, las legumbres, las levaduras de cerveza, la jalea real, los huevos y la carne. Pero también la podemos encontrar en alimentos como el queso camembert y el roquefort y otros lácteos, así como en las nueces y muchas verduras. Entre las carnes el salmón, cómo no, es un alimento que lo tiene todo, es famoso por su alto contenido en omega-3 y como fuente de proteína de alta calidad. También aporta numerosos minerales y vitaminas donde se incluye la B5. Algo que le va muy bien al salmón, es el aguacate, otro superalimento que contiene B5. Más alimentos que nos aseguran nuestro consumo diario de B5 son: el hígado (de pollo o ternera), la deliciosa yema de los huevos, los garbanzos, las setas (en especial en shitakee pero también los champiñones), la mantequilla de cacahuete o los copos de avena.


Algunos de los beneficios de tener las dosis de ácido pantoténico correctas en nuestro organismo son: 

  • Mejorar la absorción del hierro
  • Favorece la función inmunológica, principalmente la generación de anticuerpos
  • Contribuye a regular el nivel de colesterol
  • Ayuda con los problemas de piel
  • Se utiliza como tratamiento de carácter preventivo para algunos tipos de migraña
  • Igual que otras vitaminas del grupo B es importante para que las glándulas suprarrenales y la secreción de hormonas antiestrés 


Nuestras gummies de BETAMINS+ Hair & Nails se puede encontrar este elemento. Para complementar nuestra dieta sana y lucir un pelo y unas uñas envidiables. Además de llevar vitamina B5 o ácido pantoténico, también tiene biotina o vitamina B7 también conocida como la vitamina de la piel, el pelo y las uñas, porque estimula la división celular, y el crecimiento, interviene en el metabolismo de las grasas, favoreciendo un cabello y unas uñas más duras, más elásticas y más sanas. Otro ingrediente de estas gummies es el super alimento moringa con todos sus beneficios que te contamos aquí  y una serie de vitaminas que en conjunto te ayudarán a lucir el pelo y las uñas que te mereces. 

 


Comentarios

Deja un comentario